Con el amor no alcanza para desarrollarse
con una autoestima positiva


Escuela para Padres
Grupos
Colegios
Consultas individuales
Chat
Foro
 
 
  Home Page  
  Directora  
  Criar a un hijo  
  Metodología  
  Grupos  
  Cocinando  
  Talleres en colegios  
  Adopción  
  Patologías severas  
  Consultas individuales  
  Notas de interés  
  Videos  
  Blog  
  Enviar un mail  
.

Páginas amigas
Nuestro blog
Nuestro Facebook

Con agenda completa

Los padres de hoy sienten la necesidad de transmitirles a sus hijos la noción de autoexigencia como requisito indispensable para enfrentar la perspectiva de un futuro complejo. Sin embargo, cabe preguntarse si eso es lo ideal o si, por lo contrario, es imprescindible estimular su creatividad, tan importante para un desarrollo armónico
.............................................................................................

   Si hubiese que elegir un ejemplo que mostrara claramente la diferencia entre lo que era la vida de los chicos urbanos hace 40 años y lo que es la de los chicos de hoy, estaría relacionado, seguramente, con el manejo del tiempo libre, y de todo lo que eso implica: juegos, creatividad, deportes, apropiación de los espacios privados y públicos, y también, por supuesto, ocio.
.
   En principio, porque aquel tiempo libre respondía a una convención por demás respetada, según la cual el día se dividía en 8 horas para trabajar o estudiar, 8 para descansar o divertirse y 8 para dormir.
.
   Ahora, en la sociedad de 24 horas en que estamos inmersos, ese esquema aparece, literalmente, como un anacronismo.
.
   ¿Cómo hablar de un horario para dormir cuando los adolescentes salen a las 2 de la mañana, los canales de dibujos animados transmiten toda la noche, los chicos chatean de madrugada, los delivery tocan el timbre a cualquier hora, y en muchas casas la actividad a las 12 de la noche no tiene nada que envidiarle a la de las 12 del mediodía?
.
   Este show en continuado puertas adentro es muchas veces funcional a la necesidad de los padres de proteger a sus hijos de un afuera que cada vez se les presenta como más amenazante. La contrapartida es una mayor laxitud en los horarios y una vida en la que ya no están tan definidos los momentos para la obligación y aquellos destinados a la diversión.
.
   Lo paradójico, sin embargo, es que en medio de este panorama aparentemente desestructurado los padres presionan más que nunca a sus hijos a fin de que se apresten para enfrentar un futuro que se presenta, para todos, bastante incierto.
.
   Así, ha ido creciendo la tendencia a agendarles cada vez más actividades que -al menos ésa es la intención- los proveerán de armas para estar mejor preparados para una carrera en la que, aun cuando todos pudieran largar, ya se sabe que hay muy poco espacio tras la línea de llegada.
.
   ¿El resultado? Chicos cada vez más presionados, no sólo por actividades complementarias de la educación formal, por ejemplo idiomas, sino también por otras ocupaciones, ya sean deportivas, recreativas o de reeducación (tratamientos o maestras particulares).
.
Sumar exigencias
.
   "La necesidad de que los chicos, además de cuidados, estén estimulados, generó la exigencia de imponerles más actividades extraescolares como complemento de la tarea escolar", dice la psicopedagoga Margarita Eggimann.
.
   Se sabe que el mundo actual requiere una educación amplia y exigida. Pero también es cierto que muchas veces las actividades extraescolares sirven para conformar a los padres en su afán de preparar a sus hijos y, con la excusa de una mejor instrucción, los llenan de actividades y los sobreexigen. Todo esto surge también a raíz de una necesidad de cubrir los espacios anteriormente ocupados por los adultos y familiares más cercanos", afirma Eggimann.
.
   Como se sabe, antes las que enseñaban a tejer, a coser o a cocinar eran las abuelas, las tías o las propias madres. A su vez, para los varones los referentes de las colecciones y los hobbies que los acompañaban en su infancia eran los abuelos o los tíos. "Ahora que los tiempos han cambiado, la expectativa de vida se ha alargado, y la vida laboral también, todas esas actividades han ido desapareciendo de la manera espontánea en que se realizaban porque no hay quien las pueda ejercer o sostener", dice Eggimann.
.
   "Pero también la realidad económica ha cambiado, y esas tareas no se aprenden porque, en general, se mandan hacer."
.
   Eggimann reconoce que los chicos pierden habilidades manuales y motrices, pero con las nuevas actividades se adquieren otras que acompañan el avance de la civilización, que tienen que ver con la vertiginosidad de los cambios.
.
   "Los chicos desarrollan algunas destrezas en plazos más cortos que antes. Esas actividades se han ido reemplazando por otras. Sin embargo, es importante llamar a la reflexión y recuperar aquellos juegos tradicionales en los que no sólo se desarrollaban ciertas habilidades manuales necesarias para el aprendizaje, sino también las sociales y las de desarrollo moral", agrega Eggimann.
.
   A esto se suma que, hoy, los modelos de referencia pasaron a ser los instructores de las distintas actividades extras. Los padres han delegado esta función en otros especialistas, ya que, en general, ellos mismos se encuentran con poca capacidad para responder a las demandas recreativas de sus hijos.
.
   La consecuencia es muchas veces que los chicos desarrollan muchas destrezas, pero también pierden la capacidad de sostener la atención, con lo que adquieren un estilo de aprendizaje que la especialista describe como "expeditivo y evitativo del esfuerzo".
.
   Actualmente, el gran auge de niños hiperactivos está en relación con esta pobre capacidad, con la escasa tolerancia a la frustración y con la necesidad de atender a una cantidad de estímulos al mismo tiempo, lo cual lleva al chico a no escuchar al otro, a no atender en clase, a no estar demasiado tiempo en una actividad porque enseguida quiere pasar a otra.
.
   "Nos encontramos con chicos que no prestan atención, que creen que estudiaron porque leyeron la lección una vez, que no respetan las mínimas normas de convivencia porque son autosuficientes y manejan otras reglas, las de la satisfacción inmediata del displacer. Lo que les molesta, lo rechazan", asegura Margarita Eggimann.
.
Experiencias
.
   En efecto, la idea del tiempo en la actualidad está relacionada con la productividad y la gratificación inmediata.
.
   Por otra parte, el tiempo libre es una experiencia subjetiva, por lo cual cada uno tiene su propia concepción de ocio. Es inherente a las experiencias personales y a las influencias del medio.
.
   "Por eso es importante que los niños dispongan de su tiempo libre para desarrollar su propia vida interior. Una actividad de tiempo libre debe generar satisfacción en el sujeto, que será mayor cuanto más relacionada esté con intereses propios; que favorezca que el niño se sienta capaz, competente y lo conecte con su capacidad de aprendizaje", dice la psicopedagoga Inés Tejerina, especialista del Centro de Aprendizaje y Desarrollo.
.
   Es necesario tener una forma de vida que no nos agote por completo, pero al mismo tiempo cuidar de no caer en la pasividad extrema.
.
   "El aburrimiento habla de una discapacidad de poder estar a solas - advierte Tejerina-. Muchas veces, el niño necesita que otra persona tenga que mediar para que él no se aburra; busca en el afuera lo que no logra encontrar en sí mismo; pone la responsabilidad de su aburrimiento en el otro. Si los niños desarrollan su imaginación y su creatividad, no se aburren."
.
   Alejandra Marcos, psicopedagoga del mismo centro -especializado en diagnóstico y tratamiento neurocognitivo-, cree que es necesario estar alerta a los mandatos de la sociedad de consumo, relacionados con las ideas de que la exigencia temprana asegura el éxito, de que las gratificaciones deben ser inmediatas, de que el movimiento constante y la ocupación permanente son buenos, de que siempre podemos hacer más y de que no debemos equivocarnos.
.
   Destaca también que en la actualidad existe una escasa valoración de las habilidades que impliquen desarrollo de las capacidades lúdicas, manuales o artísticas.
.
   "Los padres sienten la necesidad de transmitir la autoexigencia como indispensable para enfrentar el futuro laboral, dejando de lado la creatividad, tan necesaria para el sano desarrollo", advierte.
.
   En este sentido, es primordial la revalorización del juego como estructurador de la personalidad. Cuando un niño juega, recrea, elabora pensamientos, sentimientos, vivencias y preocupaciones.
.
   "Muchas veces, los padres confunden esto con improductividad, y no tienen en cuenta que es la principal actividad de la infancia. Debemos dejar lugar al desarrollo de la imaginación a través del juego", asegura.
.
   Graciela Pieres, directora del Segundo Ciclo de la Educación General Básica de la Escuela Argentina Modelo, describe la realidad de aquellos chicos a los que se les agregan tantas actividades adicionales que terminan con agendas semejantes a las de un adulto.
.
   "Es preocupante la desaparición del espíritu lúdico en la infancia, pues ésa es la etapa para desarrollarlo. Se trata del momento de la vida en el que, por medio del juego, se desarrollan tanto capacidades motrices como simbólicas", destaca Pieres, a la vez que recuerda su propia niñez, cuando el juego era algo cotidiano, que se vivía naturalmente.
.
Cambios
.
   "En la actualidad todo cambió: el niño de hoy no juega", asegura.
.
   "Un factor que ha influido es la reestructuración sufrida por las familias: en la mayoría de los casos, ambos padres trabajan todo el día, motivo por el cual los chicos permanecen encerrados y su compañía es la televisión. En los últimos años, además, se incorporaron la computadora y los jueguitos. A medida que la tecnología aumenta, el juego entre los chicos decae", asevera.
.
   Ante esta realidad, Graciela Pieres cree que los docentes deben plantearse qué hacer para que sus alumnos aprovechen mejor su tiempo libre, una capacidad con la que los niños no nacen, sino que debe ser aprendida, y en la que los adultos tienen un rol clave como orientadores y facilitadores.
.
   "Interesados en esta problemática, desde el año pasado comenzamos a trabajar en nuestra escuela en un proyecto propuesto por el Correo Oficial de la República Argentina: los Talleres de Filatelia para chicos de 5° y 6° año del Segundo Ciclo de la EGB, coordinados por Ana Baumann", sostiene Pieres.
.
   "Fue una experiencia positiva y sorprendente por las derivaciones que tuvo, ya que se sumaron abuelos, tíos y padres para aportar experiencias y anécdotas, que enriquecieron los encuentros con nuestros alumnos."
.
   Según la psicopedagoga Inés Tejerina, es tarea del colegio estimular a la familia y al niño para la utilización de los recursos recreativos y promover la capacidad de aprender y de disfrutar de las distintas expresiones culturales.
.
   "Como sociedad, debemos revalorizar la vida familiar como un espacio que proporcione posibilidades de desarrollo emocional, creativo, comunicativo y estructurador de la personalidad. Porque así como que no hagan nada no es bueno, que hagan mucho, tampoco", advierte.
.
   A su entender, a la hora de elegir una actividad extraescolar es necesario priorizar los deseos y preferencias de los niños frente a los mandatos sociales. Cuando se cumplen todas las demandas del entorno social se corre el riesgo de tener chicos sobreadaptados. Las actividades extraescolares son buenas y productivas siempre que estén pensadas en función de las necesidades e intereses de los niños.
.
   "Debemos mostrarles que no es necesario que hagan todo y que sean perfectos para ser amados y reconocidos", aconseja Tejerina.
.
Por Carmen María Ramos
.
Los videojuegos
.
   Los chicos en la actualidad son menos tolerantes a la frustración, a la espera; por eso tienen tanto éxito los jueguitos, en los que la respuesta es inmediata y la recompensa también. Los especialistas advierten que para que un chico tenga un buen aprendizaje de la lectoescritura, por ejemplo, tiene que tener experiencia con objetos concretos, no sólo virtuales, como ocurre con los medios electrónicos. Estos, además de no ofrecerle ningún conflicto cognitivo, salvo que sea un software educativo, en general ni siquiera le exigen elaborar una estrategia. Lo mismo ocurre con el chateo, donde se va deformando la lengua escrita y los chicos manejan un código totalmente nuevo, en el que las reglas ortográficas no existen, y hasta a veces las generalizan en otros contextos.
.
Claves
.
   Hasta hace unos años, los chicos podían ir a jugar a la vereda, al club, a la plaza, y se encontraban con otros chicos para jugar. Actualmente, estas actividades se desarrollan en lugares y tiempos ya organizados. Por seguridad, para resguardo y por control de los padres. La contrapartida de esto es que los chicos luego no saben cómo comportarse frente al tiempo libre porque aprendieron a recibir consignas para todo. Incluso para jugar.
.
   Si el chico sabe que dispone de un adulto para consultarle lo que necesita, no se angustia y desarrolla su propia creatividad y juego. Posiblemente no requiera de él en todo el día porque sabe que puede contar con él. En la actualidad, los chicos no saben cuándo pueden contar con un adulto.
.
Los deportes
.
   Los deportes son importantes para un buen desarrollo, tanto físico como anímico y social de la persona. El juego y el trabajo en equipo están muy relacionados con el deporte. En la práctica deportiva se aprenden normas de convivencia, reglas, respeto por el otro, sobre todo en los deportes que no son individuales. El deporte ayuda al desarrollo del pensamiento, a respetar las reglas de juego, y supone tener en cuenta al otro, tanto al compañero como al contrincante. "Estas son habilidades que se adquieren en la relación con los otros y no quedándose frente a una computadora ganándose a sí mismo", sentencia Margarita Eggimann.

 

Teléfono de la Escuela para Padres: (54-11) 4803-6454

 
 
Copyright © 2003 escuelaparapadres.net
Escuela para padres® es una marca registrada.
Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723.