Con el amor no alcanza para desarrollarse
con una autoestima positiva


Escuela para Padres
Grupos
Colegios
Consultas individuales
Chat
Foro
 
 
  Home Page  
  Directora  
  Criar a un hijo  
  Metodología  
  Grupos  
  Cocinando  
  Talleres en colegios  
  Adopción  
  Patologías severas  
  Consultas individuales  
  Notas de interés  
  Videos  
  Blog  
  Enviar un mail  
.

Páginas amigas
Nuestro blog
Nuestro Facebook

Vacaciones por separado

"Descanso compartido "

Durante las vacaciones, aparecen conflictos entre padres separados y sus hijos. Estrategias para superarlos y descansar en serio.

Por Lorena Guarino
.............................................................................................

   Las vacaciones de invierno son un receso esperado por los niños para hacer un alto en todas las actividades escolares y poder disfrutar de las salidas en familia y con amigos. Pero cuando los padres están separados, conciliar y organizar el tiempo de ocio puede dar lugar a discusiones y peleas sobre la tenencia de los chicos y provocar un impacto emocional dañino para los más chicos, que deben dividir su vida y su tiempo en dos.

   La separación de los padres siempre es un evento traumático en la vida de los hijos, pero siempre es la mejor opción antes que la convivencia en un clima de constante hostilidad y desamor entre la pareja. Una vez que la separación ocurre, la función conyugal acaba pero la pareja debe seguir desempeñando el rol de padres, tratando de asumir las mismas responsabilidades como si aún estuvieran juntos.

   Es cierto que la mayoría de las veces la transición a un divorcio o separación no se da en los mejores términos. Esto repercute en los más chicos que se ven metidos en medio de una contienda que es sólo de los adultos quienes no siempre pueden apartar a los hijos de estos problemas. “El divorcio supone una re-organización de la familia”, dice la licenciada Graciela Fernández, coordinadora del departamento de mediación de la Sociedad Argentina de Terapia Familiar . “En esta re-organización están todos involucrados, pero la responsabilidad y el sostén de la organización es de los adultos. Un divorcio implica la separación de los cónyuges, no de los padres. Existen los ex cónyuges no los ex padres.”

   Muchas veces la planificación de las vacaciones escolares genera conflictos entre los padres que se disputan el tiempo de los chicos como si fuera un tesoro a obtener poniendo el foco en la pelea conyugal y desviándose del único objetivo que es el de compartir el tiempo y el entretenimiento con los hijos.

   “Cuando un matrimonio se divorcia deben saber que si tienen hijos quedarán vinculados para siempre, por lo tanto, lo ideal es no perder la posibilidad de diálogo”, dice la Licenciada Eva Rotemberg directora de Escuela Para Padres . “Los padres deben saber que pueden perjudicar al ex pero en realidad los que más se perjudican son los hijos. El mejor consejo es que para que no hayan consecuencias patológicas en los hijos hay que tratar de consensuar con el ex o la ex, pensando primero en los hijos.”

   Cuando el padre y la madre viven en un permanente desacuerdo entre ellos y con respecto a las decisiones de los hijos, el niño experimenta una dolorosa amenaza sobre su propia estabilidad afectiva. Es por esto que quien ejerce la tenencia debe ceder y conceder un espacio de vacaciones para el niño y el otro padre. “El estrés en los niños se genera cuando sienten un conflicto de lealtades entre ambos. Los hijos, generalmente, quieren a ambos pero frecuentemente sienten que deben ser fieles a uno de ellos. Esto es lo que les genera estrés”, afirma Rotemberg.

   Una manera de evitar el estrés es que los padres se pongan de acuerdo y le expliquen a los chicos lo que van a hacer en vacaciones, lo que cada uno puede hacer. “Las explicaciones alivian, es preferible una simple y breve explicación de lo que van a hacer con cada uno, que dependerá del tiempo disponible que cada progenitor tenga. Es importante tener en cuenta que las vacaciones son para los chicos un período de descanso de las tareas escolares y una expectativa de hacer cosas distintas de las que hacen habitualmente, incluso los fines de semana. No hace falta un gran programa sino la forma en que se encara”, explica la licenciada Fernández.

   “Generalmente pasábamos más tiempo con mamá, que es con quien vivíamos”, recuerda Julia González de 24 años. “Yo quería ver más tiempo a mi papá en vacaciones, pero él tenía sus otras ocupaciones (trabajo, pareja, etc.) y se complicaba. Entonces pautábamos horarios de encuentro bastante repartidos entre los dos, hasta llegábamos a reunirnos todos juntos y terminábamos pasándola bárbaro.”

   Si los padres en cuestión están pasando o todavía mantienen una relación de competencia y pelea, con las vacaciones de los chicos, al aumentar el tiempo libre de éstos, aumentan las exigencias de los adultos y por lo tanto aumenta la pelea y el desacuerdo. Es aquí cuando los chicos, que son los más vulnerables y no tienen la suficiente autonomía, quedan atrapados en el medio de esta situación.

   Una de las cosas más importantes en este tipo de contextos es hacer sentir a los chicos que aunque la pareja esté separada siguen siendo “padres” responsables de ellos, que los quieren y que estarán de acuerdo en hacer lo mejor por su bien.

 

Teléfono de la Escuela para Padres: (54-11) 4803-6454

 
 
Copyright © 2003 escuelaparapadres.net
Escuela para padres® es una marca registrada.
Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723.